Lentillas de uso prolongado

Ventajas de las lentillas de uso prolongado

Las lentes de contacto de uso prolongado pueden ser muy útiles para:

  • • Personas con un estilo de vida impredecible o muy activo.
  • • Personas con anomalías en la visión binocular.
  • • Algunos problemas de la visión binocular, incluida la ambliopía, se tratan mejor con una corrección continua de la visión.
  • • Personas con una visión especialmente deficiente.
  • • Para algunos usuarios con errores refractivos importantes (ya sea de miopía, hipermetropía o astigmatismo) puede resultar muy útil poder ver claramente en todo momento, especialmente cuando se despiertan repentinamente por las noches.
  • • Cuando la manipulación de las mismas, puede ser algo laborioso.

Riesgos y otras consideraciones de las lentes de contacto

El mayor riesgo de las lentes de contacto de uso prolongado es la infección. Entre otros riesgos se incluyen la neovascularización corneal (en la que los vasos sanguíneos del ojo crecen hacia el iris en un intento por reponer desesperadamente su falta de oxígeno), inflamación e irritación.

Algunas formas de reducir estos riesgos son:

  • • Quítese las lentes de uso prolongado antes de acostarse siempre y cuando se posible.
  • • Quítese las lentillas o límpielas con nuestro kit de limpieza después de nadar.
  • • No manipule las lentes de contacto sin haberse lavado las manos.
  • • No utilice lentes de contacto cuya fecha de caducidad haya vencido.
  • • Siga todas las instrucciones de su oftalmólogo, óptico y del fabricante de las lentes de contacto.

¿Cuáles son las mejores lentillas de uso prolongado para mí?

El tiempo que puede llevar las lentes de contacto depende de dos factores: el tipo de lentes y la evaluación que su oftalmólogo u óptico haya realizado sobre la tolerancia de sus ojos al uso de las lentes durante la noche.

Es extremadamente importante que sopese los pros y los contras de las lentes de uso prolongado con su especialista, quien también se encargará de vigilarle durante el periodo de adaptación para asegurarse de que las lentes son adecuadas para usted.

En el momento en el que se le irriten los ojos, se le pongan rojos o deje de ver bien, deberá quitarse las lentes de contacto y acudir rápidamente a su especialista de la visión, para valorarlo. Por último, comente siempre al especialista cualquier cambio o problema que detecte, sobre todo cuando empiece a utilizar unas lentes de contacto nuevas.