Soluciones de peróxido

Las soluciones para lentes de contacto se venden sin necesidad de receta, lo cual significa que uno no necesita una prescripción médica para adquirirlos. Un cuidado incorrecto de los lentes de contacto puede aumentar el riesgo de sufrir lesiones e infecciones en los ojos.

El peróxido de hidrógeno ayuda a limpiar y desinfectar las lentillas, disolviendo y eliminando los lípidos residuales, las proteínas y los depósitos de grasos de la lágrima.

Las soluciones de peróxido de hidrógeno no contienen conservantes pero esto no significa que no están libres de riesgos. Antes de usar una solución con peróxido de hidrógeno, lea todas las instrucciones y advertencias de la etiqueta.

Si usa una solución de peróxido de hidrógeno, es absolutamente imperativo que siga el proceso de desinfección hasta el final, utilizando un “neutralizador”. El neutralizador siempre se vende como parte del kit de limpieza en el peróxido de hidrógeno; convierte el peróxido en agua y oxígeno, haciendo que sea seguro ponerse los lentes de contacto en los ojos. El neutralizador lo podemos encontrar en formato de anillo o de pastillas.

El proceso de neutralización puede constar de uno o dos pasos. El proceso de un solo paso neutraliza el peróxido durante la etapa de desinfección, en tanto que el de dos lo hace después.

Soluciones de peróxido: efectos adversos

La FDA insta a los profesionales de la salud, los pacientes y los encargados de su cuidado, y los consumidores a denunciar de manera voluntaria los problemas que tengan con los productos médicos a través de MedWatch, el programa de información de seguridad y denuncia de efectos adversos de la dependencia.

En lo que a las soluciones con peróxido de hidrógeno se refiere, la FDA ha recibido reportes de efectos adversos (experiencias indeseables), tales como ardor y escozor en los ojos, siempre cuando se ha hecho un mal uso de los mismos.

Para reducir el riesgo de efectos adversos, recuerde leer bien las advertencias que aparecen en las cajas de estos productos y seguir todas las instrucciones de uso detalladamente. Asimismo, recuerde que las puntas de las botellas de productos, puede que sean rojos para recordarle que debe utilizar un cuidado especial.

Lista de verificación para las soluciones que contienen peróxido de hidrógeno

  • Hable con su profesional de la visión antes de decidir cuál es el mejor método para limpiar y desinfectar sus lentes de contacto. Nunca cambie de sistema para el cuidado de sus lentes de contacto sin antes consultarlo.
  • Antes de usar una solución nueva, lea todas las instrucciones de la caja y del frasco, y sígalas cuidadosamente. Si tiene alguna duda, consúltela antes de usarlo
  • Nunca comparta con nadie una solución que contenga peróxido de hidrógeno. Otras personas podrían confundirla con una solución multiusos y no seguir las instrucciones; esto podría dañar sus ojos.
  • Siempre use el estuche especial para los lentes de contacto que viene con cada nuevo frasco de solución. Nunca use otro estuche que no sea el que viene con el nuevo frasco (un estuche viejo podría no neutralizar el peróxido, causando ardor, escozor e irritación en los ojos al ponerse los lentes de contacto).
  • Deje reposar los lentes de contacto en la solución el tiempo recomendado por el fabricante, para permitir que el proceso de neutralización concluya.
  • Nunca lave sus lentes de contacto con soluciones a base de peróxido de hidrógeno ni ponga este tipo de soluciones en sus ojos.
  • Denuncie cualquier problema ocular que tenga con sus lentes de contacto o su solución a través del programa de denuncia voluntaria MedWatch de la FDA.
Leer más